viernes, 4 de enero de 2013

LA CASA ENCENDIDA - PARTE 4


 
Y las noches van sumando

y las horas de Dalí

derretidas

y un impulso que desgasta el tiempo

y nos da todo igual

a veces

no muchas

pero esas veces

oh esas

nos da igual

nuestras de nosotros

revolotean como pájaros de Hölderlin

como los dedos de la Aurora

una cuenta atrás para algo

o para nada

Porque ahora es imposible

o nada es imposible

pero sé que ahora no

No

aunque no interrumpa nada

Ahora no

 

 

Por la calle

en la playa de rojo

en cristales empañados

donde sea

tengo que verte

amor

dices

no sé cómo lo haré

pero tengo que habitarte

y lo conseguimos así

con esto

con retales y migas de pan

que vamos recogiendo

con que decoramos la rutina

fingiendo que así nos basta

pero no

no me mientas

yo nunca más

 

 

Miedo como Don Pedro

como él tienes

sin decirlo

pero yo lo leo ahí

cuando dices no

cuando repites en absoluto

yo lo sé

porque lo leo

lo tendría igual o más

siempre la misma

pero siempre distinta

escribe algún día esto

dices

Miedo

por si me voy con ellos

los pájaros de Hölderlin

cambiante y fugaz

como la Aurora

pero lo dije

me quedaría

ataría los cordones de tus zapatos

te haría café cada mañana

te taparía en invierno

Sé que lo sientes
 





 

6 comentarios:

  1. Noelia: Enciendes todas las casas que habitas, es irremediable, inevitable.
    Gracias por este poema encendido de una poeta en llamas.

    Federico (New York)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te escribe Lorca Noe... Y no me lo cuentas???

      Eliminar
  2. Es tan dificil amar y que tu amor se deje. Es mas facil ceder y que te amen como ellos quieran hacerlo, a su manera, aunque, ¡que daría yo por que mi amor se dejase amar a mi manera!

    ResponderEliminar
  3. Es tan dificil amar y que tu amor se deje. Es mas facil ceder y que te amen como ellos quieran hacerlo, a su manera, aunque, ¡que daría yo por que mi amor se dejase amar a mi manera!

    ResponderEliminar
  4. Cuánta calidez en este poema, Noelia, y también ternura (de la no empalagosa). Casi una oración, una hermosa oración enamorada.
    Un beso.

    ResponderEliminar